Fecha 17/11/2010 18:50:00 | Tema: Actividades

He querido unir el carácter romano de Mérida con el cine”


Nació en Mérida con la decáda de los modernos sesenta. Las cartulinas, plastilinas, lápices de colores y ceras fueron sus compañeros habituales durante su infancia emeritense, hasta que empezó a filtrear con el mundo de la fotografía en blanco y negro, en un básico laboratorio fotográfico que improvisó junto a sus hermanos, en el cuarto de baño de su casa en la calle Holguín.


La ilusión de su padre era que al menos uno de sus hijos fuera militar, y la de su madre era que al menos uno de sus hijos fuera sacerdote, ... y como lo suyo no era precisamente ser Capellán Castrense (cosa que hubiera hecho felices a los dos), decidió dedicarse profesionalmente a lo que realmente más le gustaba y mejor sabía hacer: ser Diseñador Gráfico. Los últimos 15 años los ha pasado como Director Creativo de Cristian Lay y vive entre fotomecánicas, agencias, medios de comunicación, productoras, artes gráficas, fotógrafos y estilistas … Y aún así ha sacado tiempo para diseñar el cartel de este año. Puro diseño.


El tiempo ha transcurrido, y casi sin darnos cuenta nos encontramos en este nuevo milenio que está sorprendiéndonos con grandes cambios de conceptos, en gran parte procedentes de esas estructuras que todos pensábamos inamovibles. Al final la famosa "burbuja" de la que todos hablábamos se hizo añicos y llegaron estos tiempos de crisis. Todos los que nos dedicamos al mundo de la comunicación entendemos que es vital tomar conciencia de la nueva situación, de los nuevos códigos, nuevas estrategias, nueva gestión de recursos, ... todo ello para conseguir dar respuestas a una nueva situación social que nos está planteando originales e interesantes retos en todos los órdenes de nuestra vida.


Su compañero de profesión, el conocido diseñador Philippe Starck, afirma que, desde un punto de vista estructural, el diseño es completamente inútil... ¿está de acuerdo o piensa que el inútil es Starck?


Ya me gustaría estar a la altura de Starck. Yo creo que la cuestión está en que el diseño ha de cumplir una función social: siempre ha de ser útil por naturaleza, y si carece de esa utilidad probablemente estemos hablando de un objeto artístico. De todas formas, algo práctico no ha de ser tosco o antiestético por definición, si un artículo es práctico y encima es agradable a la vista, asequible, fácil de usar, económico, ... pues todas estas facetas y muchas más han de ser tenidas en cuenta cuando el proceso creativo se desarrolla.


Comenzó a diseñar en los años 80... ¿le preguntaban mucho aquello de “¿estudias o diseñas?”?


Si, si, había mucho "cachondeito" al respecto. La frontera entre la faceta técnica y artística del diseño era aún muy difusa y se nos consideraba artistillas que hacíamos incursiones en el mundo comercial, empresarial, ... como que profesionalmente no éramos muy rigurosos, e incluso el carácter laboral (generalmente todos éramos autónomos) se prestaba al pensamiento de que solo trabajábamos cuando la inspiración nos visitaba. Nada más lejos de la realidad. Creo que Pablo Picasso decía que a él la inspiración le venía siempre cuando llevaba horas trabajando. Y en esta disciplina creo que el tema va por ahí. Hasta perfilar un diseño hay que emborronar papeles, hay que rechazar ideas que igual retomas nuevamente en el proceso, nunca se sabe. Todo esto son horas, días, semanas, ... ¿si esto no es trabajo...?.


El año que viene cumple las bodas de plata con el ejercicio profesional ¿como se mantiene la creatividad después de 25 años?


¡Como nunca! La capacidad creativa se nutre sobre todo de la "digestión" de la información y ahora como nunca la información está muy a la mano gracias a los canales de TV, la radio, internet a todos los niveles (en casa, en la oficina, en tu móvil, en tu consola de juegos, ...). Pienso que hoy en día lo realmente difícil es no estar informado. Además, es muy difícil encontrarte con dos proyectos que sean idénticos, y si son similares en algunos aspectos ahí es donde el creativo tiene que darle ese valor diferencial que le haga ser distinto aun cuando el objetivo sea el mismo.


Sea sincero... ¿Qué estaba haciendo cuando se le ocurrió la idea del cartel?


Francamente, no lo recuerdo. Creo que la visualización del cartel se produjo poco a poco. Desde que se me propuso la colaboración hasta que me convencí de los elementos a utilizar y la forma de ensamblarlos en una imagen gráfica han pasado meses. De hecho, ya intenté colaborar en la edición anterior del Festival, pero me coincidió con unas sesiones de trabajo en Barcelona y tuvimos que dejarlo correr.


Se rumorea por ahí que el cartel de este año ha gustado tanto que piensan adoptarlo para siempre... ¿le gustaría?


No lo veo necesario. Y es muy agradable que la gente entienda tu trabajo y lo valore positivamente, pero yo soy más partidario de seguir una línea argumental en un número determinado de ediciones. De esta forma, al cabo de un periodo de años, los diferentes carteles podrían pertenecer a una serie que se pudiera incluso coleccionar.


También se comenta (antes la muerte que la fuente) que su fértil imaginación ya ha ideado el cartel del año que viene...


¡Eso es información privilegiada!. Si, algo hay de eso, será cuestión de seguir uniendo el carácter romano de nuestra ciudad con el carácter cinematográfico, pero siempre utilizando otros resortes. Ya se me ha ocurrido algo que se pondrá en marcha a su debido tiempo, de aquí a un año volvemos a hablar, ¿vale?.


Imagino que le gustará el cine... mójese y dígame la mejor y la peor película de la historia.


Uf! me pones en un aprieto porque últimamente no voy mucho al cine. Además, las películas son como la comida, cada cual obtiene sabores distintos con muchos matices, igual que los colores, cada uno los apreciamos de manera distinta. Encima, es que cada género tiene sus iconos, esas películas que son el referente dentro de su estilo. Pero en fin, yo te diría que... la mejor La lista de Schindler me causó un gran impacto, y la peor Desaparecido en combate... o cualquiera de Chuck Norris.


Y uniendo cine y Mérida, como en su cartel... ¿que película le gustaría que se hubiese rodado en la ciudad?


Supongo que alguna escena de Gladiator, ya que en el doblaje al castellano al protagonista lo sitúan como originario de nuestra ciudad; hubiera estado bastante a tono, no?.


Ya que la actriz Mischa Burton apoyó con su imagen la gala de presentación de los catálogos de Cristian Lay, ¿qué persona de esa firma podría convencerla para que viniese a clausurar el Festival de Mérida?


Bueno, las agendas profesionales de las actrices suelen estar bastante saturadas de compromisos. Estas gestiones las lleva personalmente Miguel Ángel Leal (Dtor. Creativo General de la firma). No dudo que le gustase la idea pues creo que a Mischa le encanta venir a España, al menos en nuestra gala se lo pasó muy bien, es muy simpática.




Documento disponible en
http://cineclu1-cp44.webjoomla.es

La dirección de este documento es:
http://cineclu1-cp44.webjoomla.es/modules/news/article.php?storyid=50