Fecha 28/8/2008 13:30:00 | Tema: 

Fotograma de la películaDirección y guión: Jesús Ponce.
País: España.
Año: 2005.
Duración: 94 min.
Género: Drama.
Interpretación: Isabel Ampudia (Isabel), Sebastián Haro (Rufo), Mercedes Hoyos (Manuela), José María Peña (Camarero), Pepa Díaz Meco (Monja), Manolo Solo (Indigente), Joan Dalmau (Recepcionista hostal), Manolo Caro (Carrión).
Producción ejecutiva: Fernando de Garcillán, Álvaro Alonso y Juanjo Landa.
Música: Víctor Reyes.
Fotografía: Daniel Sosa.
Montaje: Fernando Franco.
Dirección artística: Pepe Domínguez.
Vestuario: Concha Rodríguez y Sole Molina.
Estreno en España: 22 de Abril 2005


SINOPSIS:
Isabel acaba de recuperar su libertad, y sólo tiene una cosa clara: no piensa volver a perderla. Por ello no quiere volver a relacionarse con nada que tenga que ver con su pasado reciente. La aparición en su vida de Rufo, un viejo amigo, supone una contradicción, ya que este le proporciona la compañía, el afecto y la experiencia de saber sobrevivir, a la vez que siente que es el compañero de viaje que menos le conviene, estableciendo con él una relación en la que no se sabe quién se apoya en quién. Despertarse, ir a ganarse la vida a diario y compartir la intimidad es lo común en las personas, incluso en las que no tienen techo. Esta casa sin paredes no es tan diferente a las de las personas corrientes. Lo importante es quién las habita.

SOBRE EL DIRECTOR:
Fue un reportaje fotográfico en 1992 lo que acercó a Jesús Ponce a la realidad de los sin techo que sobreviven en las calles de Sevilla, y lo que inspiró éste su primer largometraje, 15 Días Contigo. Aquel trabajo que encaró "sin teleobjetivo" le abrió los ojos a unas vidas "que no nos gusta mirar porque están demasiado cerca". "En 1992 parecía que no había mendigos en Sevilla. Lo más complicado fue dar con ellos. En el 93 sí los hubo otra vez", explica con media sonrisa este joven director que cuenta con una amplia experiencia televisiva y varios cortometrajes: La vida en Super-8 y Seis minutos sin Virginia. Cámara en mano en la flamante Sevilla de la Expo, Ponce recuerda que comprobó que "las diferencias no son tan grandes; ellos también se reúnen, tienen pareja, se levantan y van a trabajar". Esta vida sin paredes ni techo bajo los que guarecerse, pero vida y rutina al fin y al cabo, ha calado en su película
EL DÍA A DÍA DE LA CALLE
La historia de Isabel, una ex presidiaria, y Rufo, un heroinómano enfermo de sida, apela al "morbo de ver qué hacen después de pedir estas personas, su día a día", según el actor principal, Sebastián Haro, que no optó por una inmersión en la vida callejera para preparar el papel: "Suelo trabajar a partir del guión. Todos hemos visto personas así en la calle, lo tienes archivado y de pronto salen los matices. El espejo en personas tan desvalidas se magnifica. Parto de una intimidad para transmitir". El caso de Isabel Ampudia, que le da la réplica, fue distinto: "Mi personaje no es adicto y yo no tenía el acento. Mi aproximación ha sido muy lenta". Además de los profesionales, para determinadas escenas contrataron in situ a algunos mendigos. "Les contratamos en la puerta del centro religioso donde grabamos la escena. Uno de ellos me contó luego que ha participado en varias películas. Me llevaba dos largometrajes de ventaja".

¿NUEVO CINE ANDALUZ? ”En los últimos años y al amparo de aquella gran revelación que fue Solas de Benito Zambrano películas como El Factor Pilgrim, Eres mi Héroe, El Traje, Astronautas, Carlos contra el Mundo o 7 Vírgenes han hecho surgir con fuerza en los medios la etiqueta de ‘Nuevo Cine andaluz’ bajo la que se cobijan nombres tan dispares como Alberto Rodríguez, Santi Amadeo, Antoni Cuadri, Chiqui Carabante o Paco R. Baños, lista a la que hay que unir la de Jesús Ponce. Contrario a la idea de que se etiquete al "cine andaluz" -"¿Por qué no se habla de un cine madrileño?"-, Jesús Ponce sí encuentra algunos puntos de aproximación con sus colegas: "Supongo que todos somos gente de clase media que vivimos la transición. Somos compañeros de estudio y casi de barrio". Su película -"con desconchados que dan textura al fondo"- muestra, según Ponce, que "en el sur no se hacen películas con pladur"
ISABEL AMPUDIA “Una de las razones para disfrutar de 15 Días Contigo es descubrir a una gran actriz, Isabel Ampudia, que fue nominada por este trabajo al Goya a la Mejor Actriz Revelación. Es posible que su cara le suene al espectador por sus esporádicas apariciones televisivas ('Motivos personales', 'Hospital central', 'Compañeros'). Si bien, sus mejores actuaciones han sido para la gran pantalla, tanto en papeles secundarios ('Los novios búlgaros', 2003; 'Los sin nombre', 1999; 'Taxi', 1996) como en protagonistas, como ha demostrado en '15 días contigo' y antes en 'La espalda de Dios' (2001). Buenas tablas para una actriz que conoce también las otras, las del escenario. Su sentida interpretación en 'Crímenes de corazón', de Beth Henley, ya fue celebrada por la crítica en 1994.


LA CRÍTICA HA DICHO:
ESTEVE RIAMBAU, FOTOGRAMAS “¿Se puede abordar la relación entre una ex presidiaria y un drogadicto sin caer en el miserabilismo o la conmiseración? Ese es el reto que se plantea Jesús Ponce en un primer largometraje repleto de buenas intenciones y de soluciones ocurrentes. Dispone de una protagonista que de las necesidades del guión hace virtud y, además, consigue sacar partido de cada una de las pequeñas situaciones que atraviesa su difícil proceso de reintegración social. 15 días contigo habría podido caer fácilmente en el retrato realista o el melodrama redentorista, pero la cámara consigue despegar en más de una ocasión hacia vuelos más poéticos, y el montaje logra escenas tan conseguidas como la llamada telefónica a una oficina de empleo. La sombra de Solas todavía se proyecta sobre el más reciente cine andaluz, pero el debut del cortometrajista Jesús Ponce apunta una personalidad propia a seguir en el futuro, y consagra a Isabel Ampudia como una gran actriz plenamente consolidada”
BORJA HERMOSO, EL MUNDO '15 días contigo' pone la carne de gallina y bolas en la garganta. Habla de la vida, o sea, que habla de la muerte también, y de algunas de sus pavorosas antesalas. Pero también habla de algo tan poco accesible como la esperanza. Y hasta del amor. Aquí no hay ni buenos ni malos, y sí gente a la que ha pillado el toro, vulnerables presas caídas sin remedio en trampas de las que no se sale, o se sale de milagro o porque se le echan un par de huevos. '15 días contigo' cuenta la invariable sucesión de los días y sus noches. También el deseo de algunos y algunas de poder vivir en una 'ley de mínimos' que, a día de hoy, es para ellos quimera. "Quiero tener un techo, quiero saber cómo funciona una visa", dice una diosa disfrazada de pobre diabla. '15 días contigo' nos llama, nos implica, nos concierne, nos molesta, nos advierte, nos conmina, nos sugiere, nos pide, nos exige, nos ruega. Después de verla, uno sale de la sala oscura con la ropa hecha jirones. Cine sobre la vida, sobre nosotros, sobre lo que vemos pero no queremos ver. Cine. Puro. Y con mayúsculas”








Documento disponible en
http://cineclu1-cp44.webjoomla.es

La dirección de este documento es:
http://cineclu1-cp44.webjoomla.es/modules/news/article.php?storyid=4